Seguidores

topbella

02 abril, 2010

Noches sin luna Capitulo 4

-¿Qué podemos hacer entonces?- preguntó Harm
- Te lo he dicho- contestó Aranza con voz cansina- mandalas a vigilar a Sarah, asi nos aseguramos dos cosas: que ella este segura y que a tus niñas no las encuentre el consejo

…….


- Teniendo en cuenta las evidencias presentadas ante ustedes, les pido que consideren el voto que van a dar sobre este caso. Es cierto que las pruebas pueden fallar pero si… ¡demonios! – gritó Mac a si misma mientras releía su discurso de final para el caso que llevaba en ese momento, algunas de las pruebas no eran totalmente claras pero ¡vale! A todas luces el tipo era un asesino y en lo profundo estaba convencida pero simplemente no le salían las palabras; aguantando una rabieta se reclino en su silla y cerro los ojos para relajarse, sin saber como su mente divago hasta encontrarse de nuevo con “él”, durante los últimos tres días había tenido el mismo sueño y francamente le agradaba tener un amante de ensueño que la protegía y la miraba con pura adoración, “lastima que no es real” pensaba Mac para sí. Resignándose a lo real, volvió a tomar papel y lápiz para continuar con su discurso.

- Teniendo en cuenta las evidencias presentadas ante ustedes, les pido que consideren el voto que van a…

- Coronel, Sarah, Mac –Harriet  entro apresurada a la oficina, la voz con la que le hablo hizo a Mac estremecerse

- Dígame Teniente

- bueno, yo- suspiró- ¿derecho y como va?- Mac asintió- Quería proponerte salir a bailar hoy, no acepto un no por respuesta, esto ya esta armado, incluso Natalie del conmutador va ¿Qué dices?

- pero…-

- nada Mac, te lo digo ahora y me conoces muy bien, hoy te vas con nosotras al club que abrieron la semana pasada, te tomaras unos tragos, bailaras con un par de tios buenos y te iras a casa en la madrugada para tener una buena resaca en la mañana ¿comprendes?

-si señora- contestó Mac sarcástica- ¿alguna orden mas?

- por el momento no alguna pregunta?

- Solo tengo un ¿Por qué me pides mi opinión si no tengo opción?


Harriet le sonrió con la sonrisa mas inocente que puso encontrar- por mera cortesía, sé que si te diera opción estarías en tu casa comiendo helado y pizza mientras piensas en tu amigo imaginario

- Harriet- la voz de Mac sonó a advertencia

- ya se, ya se; me estoy pasando pero
 - si mal no recuerdo  hoy es jueves y mañana trabajo- Mac le cambio de tema
- por eso ni te preocupes, te llevaremos a tu casa antes de las seis de la mañana
- si el almirante me mata será culpa tuya
- no podía esperar menos así que nos vemos al rato-y salio de la oficina con la misma velocidad con la que entro. Mac resopló para no decirle nada a su amiga, la quería muchísimo pero en ocasiones como esta simplemente la detestaba.

…..

El resto del día había pasado sin agitación salvo los constantes arranques de desesperación de Mac al no poder concluir su discurso final, por lo que ya en la tarde agradeció la idea de Harriet de salir a despejarse.

Al llegar a su apartamento notó que habían cajas junto a su puerta y que el apartamento de a lado esta siendo ocupado, en ese momento una joven de cabello castaño salio de ahí hablando en voz muy alta con una chica de cabello rizado rubio; esta ultima, sin darse cuenta, chocó con Mac- lo siento- le dijo la chica

- no te preocupes, a cualquiera le pasa
- y a mi mas que a nadie, soy muy  despistada; por cierto mucho gusto Matilda Grace, su nueva vecina y ella es mi prima Jennifer Coates
- mucho gusto a ambas., la mudanza es pesada ¿no es cierto?
- Ni que lo digas- contestó Jennifer- y como es primera vez que vivimos independientes es un poco difícil
- Lo sé, me acuerdo como se siente eso
- mi a… padre no quería dejarme ir le logre convencer
- ya me imagino lo que tu padre ha de haber pensado, pareces muy joven ¿puedo preguntar que edad tienes?
- diecisiete- contestó la castaña rápidamente

El silencio se estableció entre ellas hasta que Matilda habló- bueno, nos estaremos viendo y de nuevo mucho gusto- acto seguido casi arrastró dentro a la otra chica.



A las 8: 30 de la noche Harriet entro cual tromba en el apartamento de Mac llevando todo tipo de cosas en las manos; lo que mas llamó la atención de Mac fue un bolso para ropa que colgaba inerte del brazo derecho de su amiga, quien después de maquillarla y peinarla se lo dio- ten pruébatelo- le dijo Harriet mientras le daba el bolso.

Tan obediente como pudo, Mac entro al baño para cambiarse de ropa, cuando abrió el bolso se encontró con el vestido más corto y pequeño que en su vida había visto, era de  color esmeralda y, aunque no lo quisiera aceptar era divino y sin pensarlo dos veces se lo puso.

Al del salir del baño puso su mejor cara de fastidio solo para darse gusto- dime una cosa querida Harriet ¿me llevas a un club o a una esquina para trabajar?

- no seas tan dura Mac, te ves divina
- si tu lo dices pero siento que me robaron medio vestido tanto de arriba como de abajo

Harriet decidió ignorar el comentario mientras  casi le arrastraba hacia la puerta. Ya en el coche vio quienes iban a ser sus compañeras de juerga; Natalie, la chica del conmutador, estaba semi cubierta con un vestido de trasparencias y Caroline, una amiga de infancia de Harriet, iba con un pantalón ajustado y un corsé.

Al llegar al club, el cadenero les dejo pasar sin siquiera dejarlas un par de minutos en la fila.

“Rojo Terciopelo” era un club que fundía en su interior la elegancia más pura con el estilo gótico más oscuro; sus paredes estaban pintadas de negro mientras que las sillas, meses y sillones eran de un color rojo vibrante.

El centro del local era una gran pista de baile donde varias parejas se movían al unísono de la música que resonaba por todo el lugar, las notas eran aterciopeladas e incitantes con un toque sensual.

Las chicas estaban tomando una mesa cuando un hombre se acercó a Mac- Hola preciosa puedo invitarte un trago?

Mac se quedó mirando al hombre, fácilmente mediría 1.80 y vestía pantalones de cuero  negro y camisa de igual color, su aspecto gritaba “tenme miedo”, y era exactamente ese sentimiento el que tenía Mac- no, gracias- le contestó ella

- solo uno, no mas te lo juro-

- ella esta esperando a alguien- intervino Natalie- pero yo estoy disponible ¿Qué dices?

El hombre le contestó con una sonría que prometía  pecados inconfesables mientras le extendía la mano como todo un caballero.

Conforme se alejaban, Natalie volteo a ver a Mac para decirle “me la debes”.

- menudo tio ¿no crees Mac?- preguntó Harriet con sonrisa picara
Mac encogió los hombros como gesto indiferente- por cierto y hablando de tios ¿Qué piensa Bud de nuestra salida?

-nada- contestó Harriet con voz que no dejaba rastro de sentimiento- bueno si dijo algo- sonrió mientras imitaba la voz de su esposo- “recuerda que eres una mujer casada”- suspiró- te juro que siempre lo recuerdo pero eso no me impide admirar la belleza natural en dos piernas que pulula en este ambiente. Por ejemplo ves a aquel de ahí- Harriet señaló hacia la barra mientras Caroline seguía con la mirada la dirección a la que apuntaba y Mac se resistía a hacerlo - se me hace un espécimen selecto y esta solo por que no lo invitas a bailar Mac?

-¿Cómo crees que voy a invitar a bailar a un desconocido?- chilló la aludida

-  Solo pregúntale su nombre y ya no serán desconocidos; anda, hazlo, no te vas a arrepentir, es mas si quieres yo lo llamo

-¡no! –Grito ahogadamente Mac- ¿Cómo crees? Solo me pregunto que diría Bud si te viera en este plan

- diría que he perdido mi toque por no haberte convencido todavía así que dime Mac ¿lo haces tu o lo hago yo?

- esta bien- acto seguido se levantó de la mesa y se dirigió a la barra donde estaba de pie el “espécimen selecto”. Como se iba acercando se iba dando cuenta de que tal vez no fuera tan mala idea, el hombre estaba vestido de vaqueros ajustados y una camisa blanca, su cabello negro tenia un extraño matiz azul con las luces de neon que en ese momento brillaron, Mac aspiró profundo antes de hablar- Hola- intentó sonar casual

- Hola- le contestó él con voz grave y melodiosa mientras se giraba a verle
Mac se quedó de una pieza cuando escucho la voz “no puede ser” pensó, “y esos ojos”  le reconocería en cualquier lugar - soy Sarah- logró articular

El hombre le regalo una sonrisa amplia- soy Harmon ¿Cómo estas?

1 comentarios:

mariana dijo...

hoooooo me dejastes con la boca abierta de la emocion espero que no tardes en publicar me gusto tu historia saludos y no tardes ci quieres pasate por mi blog a ver si te gusta mi historia tengo capitulo nuevo http://mundomagicodemariana.blogspot.com/

Publicar un comentario

Para ustedes... mi corazon

9788408078166.jpg
Hermien Stellmacher

Descubre NOSOLOCHICAS, ¡la colección que está de moda!

About Me